Saltar al contenido

Cuando nada funciona

"La vida tiene un lado sombrío y otro que es brillante, y de nosotros depende elegir el que más nos guste" Samuel Smiles

Boxeador

Habrá días que parece que nada funciona. Todo lo que habías planeado sale mal, los problemas salen de debajo de las piedras y no consigues que funcione todo aquello que habías hablado con tu equipo.

Todos tenemos días horribles. Somos humanos.

Lo importante es que te des cuenta rápido y debes cambiar el enfoque pesimista. Te lo digo por experiencia. Todos tenemos una racha negativa con nuestros amigos, nuestra familia, los compañeros de trabajo y, por supuesto, con uno mismo. Los pensamientos negativos son más poderosos que los positivos, y los pensamientos crean sentimientos. No dejes que se apoderen de ti. Ya sabes que los sentimientos negativos se apoderarán de ti y te conducirán a comportarte de una manera que no te hará conseguir tus metas.

Cuando nada funciona es cuando debes tener más presente que tienes unos objetivos, unas metas y (sobre todo) un sistema para conseguirlo

Ahora bien, ¿Qué podemos hacer cuando tenemos esos días? Lamento decirte que no tengo el remedio mágico a todos los problemas. Puedo contar lo que a mí me funciona y lo que no, pero no sería honrado por mi parte decir que funciona algo de manera generalizada. Yo te aconsejaría que cuando notes que todo sale mal y cuando nada funciona (o eso crees), haz lo siguiente:

  • Anota rápidamente 5 cosas que funcionan muy bien.
    • Hay quien dice que 20 pero yo prefiero enfocarme en 5, que de verdad, sí que funcionan. Porque es verdad que hay momentos en los que todo sale mal y dan ganas de bajar los brazos, pero nadie ha acabado consiguiendo sus objetivos rindiéndose.
    • Centrarse en un mal momento en 5 cosas que de verdad funcionan bien, es darse cuenta que hay una parte en ese todo que está consiguiendo lo que te hará mejorar tu vida. Ningún mar en calma forma a un marinero experto. Hay momentos que veremos que todo son problemas pero es ahí, más que nunca, cuando de verdad tenemos (debemos) afrontarlo como una oportunidad de hacernos más grandes.
  • Habla con una persona de confianza (tu pareja, compañeros de trabajo, amigos…)
    • En los momentos bajos necesitamos a alguien que nos empuje otra vez a jugar el partido. Cuenta con alguien que le puedas decir cómo te sientes y verás que hay personas que se preocupan por ti. A veces una pequeña charla con alguien te puede servir para abrir los ojos.
  • Cambia el enfoque rápidamente con lo que te lleve a centrarte en aquello que te puede hacer sentir bien.
    • En esta parte te comento cómo yo actúo en los malos momentos y cómo, muy rápidamente, si no tomo partido en seguida los pensamientos negativos se apoderarán de mí y me vencen las ganas de sucumbir a la derrota.
Aurora boreal
Imagen extraída de www.radioncologa.com

CAMBIANDO EL ENFOQUE

Las personas, por norma general, somos como un termómetro. Según el ambiente a nuestro alrededor actuamos de cierta manera. Si tenemos claro lo que debemos hacer para conseguir nuestros objetivos, no debemos de perder esa perspectiva de mejora continua para alcanzarlo. De otra manera lo que conseguimos es retrasar la consecución de nuestras metas.

Planteemos el cambio de enfoque en 5 pasos que yo realizo en los peores momentos en mi ámbito laboral.

1-Todas las personas tienen una gran percepción de su trabajo

  • Igual que no conozco a nadie que crea que es mala persona, no conozco a nadie que no se haya sentido ofendido si se le dice que no ha hecho correctamente su trabajo.
  • Ten siempre presente que todos tenemos una gran autoestima en cuanto a nuestra forma de trabajar. Si echas por tierra su labor, el orgullo puede hacer que ya no confíen en ti como líder. Ganarse de nuevo esa confianza puede costar mucho más de lo que pensamos.
  • Tener presente siempre que cada uno de los compañeros quiere hacer bien su trabajo, es entender que quizá obró mal en determinado momento, todos nos equivocamos, pero tirar el trabajo por tierra puede ofender su orgullo y tú perder una posición como líder.

2- La negatividad se contagia

  • Si transmites a tu equipo que esto no funciona, que esto se hace mal, etc. Ellos acabarán por creer ese mensaje. Por experiencia propia, puedo decir que hay momentos en los que uno debe dar un toque de atención pero nunca dar el mensaje de que todo se hace mal.
  • Plantear el problema, la solución y el cambio que nos puede llevar a ese camino. Obviamente no todo el mundo te seguirá pero alguien siempre debe marcar el camino.

SÉ TÚ LA PERSONA QUE TIENE QUE MARCAR EL CAMINO

3- Incita al cambio

  • Una persona que no avanza, retrocede. El mundo cambia constantemente y no querer progresar es acabar por estancarse profesionalmente. Hay que hacer ver continuamente que debemos ser el motor de la mejora continua. Si no cambiamos nosotros siempre habrá otros y en el mundo tan competitivo que vivimos, no debemos permitirlo. Incita a la mejora continua.

4- Compra tu motivación

  • En los momentos que peor me sentía anímicamente en mi puesto, decidí todos los días motivarme. Cómo compras tu motivación por las mañanas ayuda a empezar con energía. Yo me pongo vídeos de Víctor Kuppers, Emilio Duró, música que me incite a querer conseguir lo que me proponga. Cambiar mi estado mental.

5- Seguir comentando los progresos

  • Cuando nada funciona debemos de recordar qué es lo que ha conseguido el equipo hasta el momento. Siempre hay algo muy bueno que se ha conseguido y comentarlo, a la vez de decir qué es lo que no se ha cumplido, es una forma de hacer cambiar el enfoque al grupo en que si podemos cambiar algo para mejorar y lo conseguimos, creceremos dentro de nuestra empresa.

Pacquiao venciendo
Imagen extraída de listindiario.com

Cuando te sientas negativo y creas que todo lo que has llevado a cabo no ha valido la pena, debes recordar si cuando empezaste tu lugar de trabajo estaba mejor que ahora. Seguramente no sea así. No dejes que tu Ego sea quien controle tu destino.

Afronta los problemas como una posibilidad de crecer como persona, como líder

Recuerda que como líder no deben ver que bajas los brazos.

SÉ TÚ EL CAMBIO QUE DESEAS VER EN TU EQUIPO

Sé tú el cambio que deseas ver en tu gente. Si yo quiero que mis compañeros puedan mejorar su labor diaria, debo empezar por mí mismo. Si yo quiero transmitir organización, compañerismo, buen ambiente, responsabilidad…debo empezar por mí mismo.

¿Sigo teniendo malos días? Por supuesto. Pero sé que son pasajeros y que vendrán otros días mejores. No tengo que perder mi perspectiva de quién quiero ser y cómo. Para que el día que ya no sea responsable de mi grupo, vean que se ha hecho un trabajo hacia delante en vías del compañerismo, la responsabilidad, la organización colectiva y de la mejora continua.

Tener claro cómo afrontar estos malos momentos, es una gran ayuda para poder afrontarlos mientras pasan. Como dije en mi primer post, no entiendo el éxito en la vida profesional si para ello he tenido que dejar lo que más quiero, mi familia. Por ello quiero tener mi vida en armonía.

Cuando nada funciona hay que recordar todo lo que has luchado hasta llegar aquí.

Cuando nada funciona debemos recordar todo lo que sí funciona.

 

Note: Imagen de portada extraída de https://pixers.es/cuadros-en-lienzo/asientos-boxeador-derrotado-en-el-anillo-77300845
A %d blogueros les gusta esto: